(De)Construyamos el amor

Por Daniela Roldán.


¿Qué es el amor? ¿Cómo entendemos al amor? ¿Hay distintas formas de amar? ¿Que esperamos del amor?

Desde chiquitxs nos enseñan al amor como un salvavidas, que viene a salvarnos de la soledad, de nostrxs mismxs, viene a completarnos porque somos sólo la mitad de la naranja, nos dicen que un día va a llegar alguien a nuestra vida, y recién ahí vamos a lograr ser realmente felices y que ese amor, va a ser para toda la vida. ¿Y mientras tanto qué hacemos hasta que aparezca? ¿No somos felices hasta que llega ese amor?

Nos pasamos la vida esperando la llegada del príncipe azul, de la otra media naranja, de la/el indicada/o, y es en esa persona en quien depositamos todas nuestras expectativas, nuestro proyecto de vida. Dejamos de lado nuestros objetivos y proyectos personales, para convertirlos en proyectos de a dos. Dejamos de desarrollarnos como seres individuales e independientes, para solo ser en base a la otra persona, dejar rasgos de nuestras personalidades e identidades para fusionarlas por completo y reconocernos como una pareja, ¿De verdad creemos que eso es sano? 

También sabemos que, dentro de ese pack de “amor romántico” vienen incluidos casi de manera necesaria, y como forma de demostración, los celos, las inseguridades, la dependencia, la violencia, el creerse dueñx de la vida de la otra persona. ¿Cuántas veces escuchamos la frase “si te cela es porque te quiere de verdad”? ¿Realmente creemos que la posesión es sinónimo de amar? ¿Así queremos amar y que nos amen?

Nos acostumbramos tanto a consumir, que terminamos objetivizando a las personas, imponiéndoles el rol y la responsabilidad de hacernos felices. ¿Cuántas veces responsabilizamos por nuestros fracasos, decepciones o angustias a nuestras parejas? ¿O a la ausencia de ellas?

Y de más está decir que este amor romántico es político, el capitalismo patriarcal nos quiere así, celosxs, insegurxs, dudando constantemente de nostrxs, compitiendo unxs con otrxs, siendo posesivxs, monógamxs, en la espera de un amor que va a ser la base de nuestra felicidad y debemos luchar contra todo por él y mantenerlo cueste lo que cueste. Soportando lo que sea, sufriendo, porque así se fortalece el amor, o eso nos dicen. Aguantamos muchas cosas con la excusa de amor, deberíamos replantearnos, ¿realmente eso es amor? 
Tenemos que saber que a este amor podemos deconstruirlo, descapitalizarlo, despatriarcalizarlo, desmitificarlo, tirarlo todo y volverlo a construir, a inventarlo y hacerlo como nosotros queramos. 

Empezando con la idea de que el origen de este amor no sea la pura necesidad, la dependencia y el interés, sino más bien la libertad, diciendo esto aparece en mi cabeza una conceptualización que leí hace un tiempo, de Simone de Beauvoir, que nos dice:” el amor auténtico debería basarse en el reconocimiento recíproco de dos libertades, cada uno de los amantes se viviría como sí mismo y como otro; ninguno renunciaría a su transcendencia, ninguno se mutilaría, ambos desvelarían juntos unos valores y unos fines”. (El segundo sexo). 

Ahí podemos ver como la base de este nuevo amor es la libertad, la libertad de elegir compartir un ratito, un momento o ¿por qué no la vida? Pero saber que tenemos en nuestro día a día la posibilidad de esa elección, porque dejamos de lado a esa postura de amor que elegimos una vez y para toda la vida, haciendo promesas irreales de futuro, para intentar comenzar en el camino de disfrutar el acá y el ahora de nuestros vínculos. Tendríamos que (re)pensar ¿Qué sería lo mejor, un amor elegido día a día todos los días, o un amor elegido un día para toda la vida, construido en esas promesas de futuro irreales?

Otro aspecto que podemos intentar cuestionarnos, es el hecho de la búsqueda incesante de sentirnos amadxs, procurando encontrar ese amor afuera para llevarlo hacia adentro, siendo una dirección bastante tóxica. Lo sano es amarnos nostrxs primero, encontrar esa satisfacción del necesitar sentirnos amadxs en primer lugar en nuestro interior, valorándonos, escuchándonos, respetándonos, conociéndonos, es decir, amándonos en todas nuestras formas. ¿No deberían enseñar a amarnos a nostrxs mismxs primero para poder amar a otra persona después? ¿Si así fuera, tendríamos esa necesidad constante de sentirnos amadxs o de búsqueda de amor? El amor primero es desde adentro, sintiéndonos conectados con nosotrxs mismxs y eso si perpetuarlo, que el amor desde nostrxs hacia nosotrxs sea eterno

Ahí vamos a encontrarnos desde otra posición para vincularnos con un otro, no por necesidad de amor, sino por libertad y elección propiamente dichas.

Logrando construir desde esa libertad y amor propio, un amor compañero en donde lo principal sea disfrutarse, acompañarse sin limitarse sino más bien potenciarse, sabiendo que somos seres individuales que eligen caminar juntos. Y así poder construir vínculos más sanos y compañeros, en donde no exista la dependencia, sino las ganas de compartir(se).

Para cerrar pienso en una frase que leí en estos días circulando por las redes y fue el puntapié para escribir esto y se las comparto “Somos la generación a la que el amor tiene que dejar de dolerle”

Por eso, tenemos que darnos la oportunidad de conocernos, de desobedecer los mandatos de género, de pensar juntos el tema del amor, de desmontarlo, de cuestionarnos a nosotrxs mismxs y cuestionar la cultura del amor en la que hemos sido educadxs. Derrumbar los mitos del amor romántico, del amor único y verdadero. Deconstruirlo todo y volverlo a construir por y para nosotrxs.

Un comentario sobre “(De)Construyamos el amor

  1. finalmente descubrimos que el amor pleno nunca se encuentra afuera en otra persona,,,sin escapatoria la vida nos empuja a bucear en nuestro interior,a encontrar el goze en la realizacion de nuestros anehlos de nuestra vocacion en la persecucion de nuestros ideales,,,el amor alla afuera solo sirve de utopia para obligarnos a avanzar,,,el secreto del androgino,,,las bodas sagradas del ying y yang,,,la consumacion de energia y espiritu,,,todo esta adentro,no se nesecita nada mas,,,,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s